Perdí a un amigo

Perdí a un amigo

He perdido a un amigo…

Lo perdí sin remedio, pues aunque intente mantenerlo cerca, él no habita ya ese cuerpo.

Él ya no me piensa igual en su mente.

Se fue. Cambió.

Mutó en “su ser”. Y lo malo es que se mantiene en “su estar”.

Y por eso busco en esos ojos al que fue y no lo encuentro

Miro en lo profundo, con esa mirada que traspasa el físico y se adentra en la mente y el corazón. Esa que cuando conecta con otra igual hace temblar los pilares de la Tierra.

Pero ya no tiemblan………

Lo he perdido… Se fue

Como aquellos cafés a los que siempre decía “sí”,

Y al que ayer dijo “no”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar un comentario

Ir al contenido