Calor sofocante…

El calor aprieta incluso aquí… bajo el bosque artificial de álamos.

Sus hojas tintenean al ritmo de la brisa.

Corro entre sus troncos perfectamente alineados
y el aire, unos grados menos sofocante bajo su sombra, me roza rápido la cara.

Pienso que tal vez así,
sentiré algo de fresco.

Al volver no puedo evitar meter mis pies en el río.
Está frío y agradable…

Adiós zapatos!!! Esperemos que aguanten hasta casa…

Pero…

qué otra cosa podía hacer bajo este calor sofocante…??

©Texto Piedad Asensio
Fotografía de Piedad Asensio

 

3 respuestas

    • Cierto… Cuando el calor aprieta, el cielo cambia su azul intenso por azul casi gris…
      A veces da miedo…
      El verde de los árboles parece decir: “Tranquila… Todo irá bien…”
      Un abrazo poeta!!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar un comentario

Ir al contenido