Frío Amor de madrugada.

Despacio, se quito la ropa
y lo dejó entrar.
«Aire frío de la madrugada!!
Amamé hasta el orgasmo.»
Él, la hizo estallar.

La encontraron por la mañana
Hecha un ovillo.
Helada.
Pero en sus labios
una sonrisa brillaba.

©Piedad Asensio
Fotografía de Pixabay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar un comentario

Ir al contenido