Marioneta

El otro día a la tarde
se me partieron las cuerdas.

Casi sin previo aviso me encontré
libre e inútil a la vez.

Me ha dolido enderezarme.
Sujetarme con mis fuerzas.

Aunque sigan sin control
la cabeza y corazón

Pero…….
La cabeza hace ya que la perdí.

Y el corazón me sirve
sólo con saber latir.

©Piedad Asensio
Fotografía de Pixabay: dmpcreate