Tormentas imaginarias

Buscó tu sexo y tus ojos
…y naufragó en la locura

Para curarse un poquito,
se entretuvo con el aire

… Descansó cerca del mar.

….

Ahora ve pasar los días
allí anclada en la cordura.
….
Calma, y calma, y más calma
añorando la locura.
añorando las tormentas
que traían a su rostro
ese azul olor a mar.

Sola en la Calma.

Y más calma.

Allí.

Cuerda.

Cuerda y amarrada a puerto.

Allí…

sin ti.

©Piedad Asensio
Fotografía de Pixabay

10 respuestas

    • Jajaja!!!! Mil gracias!!!
      Sabes? Soy muy mala recitando en voz alta, pero me encanta interiorizar lo que escribo e intento transmitir mis palabras escritas como si estuviesen saliendo de mis labios.
      ….
      Mil gracias Tin. Es muy bonito lo que dices en tu comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar un comentario

Ir al contenido